Este día nos tocaba visitar la parte más turística del Parque Nacional de Yosemite, el valle. Salimos temprano pues teníamos que aprovechar el día al máximo, para variar. Salimos de casa de Tom en Oakhurst y una hora y media después llegábamos al túnel que nos daba acceso al famoso valle. Nada más salir del mismo había un mirador a mano izquierda y otro a mano derecha (Tunnel View). Paramos por
supuesto para ver y fotografiar las vistas desde el mismo. La neblina típica de la época y parte del humo del incendio que había a unos kilómetros de ahí, dificultaban una visión nítida pero aún así era imponente. Ahí estaban las dos grandes “estrellas” del lugar: los macizos de “El Capitán” y “Half Dome”, dos impresionantes macizos de puro granito. Hicimos fotos y seguimos avanzando hacia nuestra próxima parada.

En 10 minutos llegamos al parking que daba acceso a las cataratas de Vernal. Había un sendero corto hasta llegar a las mismas. Eran bonitas pero fue una lástima la escasez de agua. Agosto no era la mejor época del año para observarlas. Mejor con el deshielo de la primavera. Aún así impresionaba su altura.

La siguiente parada era Yosemite village, la pequeña urbanización donde se concentran todos los edificios de servicios del parque así como un lujoso hotel. Allí dejamos el coche y nos fuimos a visitar por el correspondiente sendero a caminar hasta la base de las Yosemite Waterfalls. Eran bastante impresionantes por su increíble altura pero una vez más la falta de agua era una lástima. El sendero es corto y muy sencillo. Unas fotos y regresamos a recoger el coche.

Seguimos avanzando por el valle hasta un parking en la zona de campings. Lo dejamos y empezamos a andar hacia el Mirrow Lake. Eran casi 2 km en cada sentido de sendero prácticamente plano. Tras andar poco mas de media hora llegamos al lago. Estaba prácticamente seco pero alguna foto de reflejos aún se podía sacar. No obstante las montañas que lo rodeaban eran increíbles. Esas grandes elevaciones de granito son verdaderamente especiales. 
Nos quedamos haciendo fotos y luego nos dirigimos a las ‘Happy islands’. Fuimos andando hasta el cauce del río Merced, donde se encontraban las islas. En una zona toda llena de grandes piedras de granito por donde discurre el río. Estuvimos paseando un rato y ya nos dirigimos hacia el coche. 

Tocaba salir del valle para tomar la carretera dirección a Glacier Point. Antes nos volvimos a parar en Tunnel View. El día había despejado bastante respecto a la mañana y quería volver a disfrutar de las vistas del valle y de “El Capitán” y el “Half Dome”. De allí ya nos movimos para subir por la carretera que nos llevaría a Glacier Point. Tardamos algo así como una hora. El sitio tenia las mejores vistas del parque. Estaba justo en la parte alta del valle de Yosemite y tenía unas vistas panorámicas del valle. Se veía perfectamente el “Half Dome” y los saltos de Vernal Fall y Nevada Fall. Ambos tenían bastante agua y se veían espectaculares a pesar de estar lejos. La zona de Glacier Point era bastante extensa y estaba bien equipada con prismáticos gratuitos. Disfrutamos un buen rato del lugar, las vistas lo merecían. Y luego ya hacia casa de Tom.
Llegamos a Oakhurst por la noche y, tras una breve tertulia con Tom, nos fuimos a descansar. Nos había encantado el día.
La verdad es que este parque era para pasarte una semana y realizar los increíbles trekkings que ofrece. Prometimos volver para hacer de la subida al Half Dome, como mínimo. 😉

Para ver gastos, id al último post (etapa 20)