El sábado nos toco madrugar, de nuevo,
para ir a coger el ferry que nos llevaría a la isla de Labuan y de ahí al
sultanato de Brunei. Este era un país que teníamos en mente pero que no
teníamos claro del todo visitarlo o no. Al final al no haber hecho todas las
actividades en KK que nos rondaban la cabeza, decidimos que ahora o nunca. La
preparación fue demasiado rápida pero al final todo salió muy
bien.
Desde KK, hay 2 opciones: autobús o
barco. La diferencia en número de horas era mínima pero si que había en precio
así que nos fuimos en barco. Fue un trayecto muy agradable y cómodo, amenizado
con un par de películas. El barco hace una escala de
hora y media en la isla de
Labuan. Aprovechamos la misma para dar una vuelta y nos encontramos con una
concentración de motos de varias marcas: desde Harley Davidson hasta Vespas.
Fue una suerte porque se nos pasó el tiempo volando. Después cogimos el
siguiente ferry hasta Brunei. Al llegar, nos sellaron el pasaporte (Anna estaba
emocionadísima) y cambiamos dinero. Al ir a preguntar donde paraba el autobús,
preguntamos a un chico muy simpático. Nos comentó que sólo había 2 autobuses
entre la terminal del ferry y el centro y que tocaría esperar. Justo en el
momento que le íbamos a pedir que nos llevara, lo propuso él…..ufff ¡se nos
apareció la virgen! No sólo nos llevó a la ciudad sino que nos hizo un resumen
de lo que podíamos hacer en una tarde y que precios nos podíamos encontrar.
Tras el mini tour, nos dejó en la puerta del Jubilee hotel. ¡Magnífico!. Desde
el primer momento se desprende de todo lo que ves que hay dinero.

 

Después de dejar nuestras mochilas en
la habitación y en 5 minutos andando, llegamos al río con intención de coger un
water-taxi. Tras negociar, nos dejó el tour de una hora a ver monos y la water
village por 19 dólares (los dos) de Brunei. Muy recomendable la excursión.
Tienes una perspectiva total de la ciudad y recorres el río rodeado de una
espesa selva, donde se pueden observar monos. A la vuelta nos introducimos en
el water village. Es una auténtica ciudad levantada sobre pilares en el mismo
río. Cuentan con todos los servicios de una ciudad: escuelas, hospitales,
mezquitas, bomberos, etc. Increíble. También choca el contraste con la ciudad
‘normal’, justo enfrente. Incluso se están construyendo nuevas viviendas, eso
si, con pilares de cemento. A destacar el gran número de escuelas.
Una vez desembarcados, fuimos a la
mezquita, la segunda más grande de toda Asia. La verdad es que impresiona mucho
por su tamaño y su gran cúpula dorada, preciosa con los reflejos del sol al
atardecer. Además coincidió que estaban en pleno rezo, lo cual ponía la piel de
gallina, aún no siendo musulmán.

 

Después cena típica oriental, paseito
al lado del río y de vuelta al hotel. Había que madrugar para regresar a KK.
Estancia corta pero intensa. Nos ha
gustado Brunei, aunque con una visita de un día, sobra.
Resumen de los costes
Total gasto para 2 personas, 1 día:
161,70€
– Ferry: 65€
– Comida: 19,40€
– Hotel: 52€
– Taxi: 14,70€
– Excursión río: 10,60€
Total gasto por persona, 1 día: 80,85€
persona/día