El miércoles decidimos ir a la isla de Lamma a hacer un poco de Trekking. Para llegar cogimos el ferry a la isla de Hong Kong y allí cambiamos al embarcadero 4. Allí cogimos un ferry que en un rato nos llevó al pueblo de Yung Sue Wan, en la isla de Lamma. Aprovechamos el crucero para disfrutar de las estupendas vistas del skyline de Hong Kong. 
Una vez en Yung Sue Wan, una pequeña aldea, por todos lados aparecían indicaciones del Trekking que íbamos a hacer, el “family trail”. El nombre ya nos indicaba que no parecía muy complicado. El primer tramo nos llevó a la playa de Hung Shing Yeh. Nos arrepentimos de no haber venido con bañador pues había salido un día estupendo y esta preciosa playa nos invitaba al baño…a pesar de la red que había protegiéndola del os tiburones, jajajaja. Y a pesar también de la central de producción eléctrica que hay mirando al norte que estropea esta preciosa isla. Al menos la empresa ha pagado el acondicionamiento y la señalización de esta ruta, en la que tienes baños cada equis kilómetros o por ejemplo un edificio para ducharte y cambiarte en esta misma playa. Seguimos disfrutando del paseo y al cabo de una hora llegamos al pueblo de Sok Kwu Wan, la segunda aldea de esta isla y dedicada plenamente a la pesca. Antes de entrar pudimos encontrar las “Kamikazes caves”, unas cuevas construidas por los japoneses en la II Guerra Mundial para esconder embarcaciones cargadas con explosivos para utilizar en plan kamikaze contra los Aliados. Nunca se utilizaron. 

Allí la senda conectaba con otra circular. El primer tramo era todo subida con escalones y no daba casi respiro. Tardamos media hora en subirlo. Se hizo pesado pero al menos no es largo y el camino va por mitad de un precioso bosque húmedo muy tupido. Una vez arriba hay un mirador pero una repentina y densa niebla nos estropeó las estupendas vistas que debía haber. De ahí una rápida bajada hasta Tung O, una playa desierta con 4 casas y muy bonita. A partir de ahí la senda se hace más o menos plana, discurriendo a ratos cerca del mar, a ratos por la montaña. Al cabo de una hora llegamos de nuevo a Sok Kwu Wan. Allí encontramos muchos lugares para comer pescado a precios razonables. Como el Ferry estaba a punto de llegar decidimos comer ya en Kowloon.

Como opción para relajarte un poco, el Trekking de esta isla es muy recomendable al ser asequible y bonito, alternando montaña y playa. Las guías advierten que es recomendable andar con cuidado y no salirse del “Family trail” (tiene el suelo con cemento y esta perfectamente indicado) pues existen serpientes venenosas. Nosotros no encontramos ninguna.

Para ver los costes, tenéis que ir a nuestro post de Hong Kong.