Decidimos pasar por Dubai al comprar el billete de Barcelona
a Kuala Lumpur. No había un vuelo directo a un precio razonable lo que nos
ofreció la posibilidad de hacer una escala de 20 horas en Abu Dhabi. De esta manera, podíamos visitar Dubai, ciudad en la que
además está viviendo y trabajando Estefanía, una amiga personal de Juanjo. Al
ser un día laborable, encontrarse trabajando y no poder estar con nosotros
hasta última hora, decidió prepararnos una ruta para 1 día, con lo más
importante. Desde estas líneas se lo agradecemos.

Una vez a buen recaudo las maletas (consigna a 6 euros por
persona el día completo) vimos que para ir del aeropuerto de Abu Dhabi a Dubai
como siempre existían 2 opciones: la barata, que es el autobús del transporte
público o la cara, el autobús de la línea aérea. La cara son casi 54 euros por
trayecto pero vas directo y en mucho menos tiempo. La barata unos 10 euros por
trayecto pero tiene 1 trasbordo en Abu Dhabi y tarda casi 3 horas. Aún así no
tuvimos ninguna duda: la barata.
A medida que vas llegando a Dubai, empiezas a ver la maraña de rascacielos que componen la
mayor parte de la ciudad. Una ciudad de rascacielos en mitad del desierto, algo
muy inhaudito, en realidad. Llegados a la estación de autobuses nos dirigimos
directamente al metro (aquí llamarlo suburbano no tiene sentido al ir unos
cuantos metros por encima del asfalto). Existe, en buena regla, una estación
muy cercana. Allí compramos las tarjetas que nos sirvieron para todo el día (6,47
euros).

Nos dirigimos a la parada que da acceso al Dubai
Mall
y el Burj Khalifa.
El centro comercial (mall) es inacabable, es de hecho el mayor del mundo. Su
visita, no obstante, se hace agradable pues, a parte del propio atractivo de
las tiendas, existe un aire acondicionado magnífico para soportar el asfixiante
calor reinante en la ciudad. Una buena razón para permanecer dentro, os lo
aseguro. Todas las marcas internacionales y de renombre, tienen presencia. El
ambiente de compras que se respira es magnífico. Entre otras atracciones
dispone de un enorme acuario con bastante fama, el cual no pudimos disfrutar dada
la premura de tiempo. En la planta más baja del mall, se encuentra el acceso a
la torre Burj Khalifa. Os recomendamos que, antes de entrar, os toméis algo en alguna
de las terrazas que dan al pequeño lago artificial que existe en la zona y
desde donde se puede contemplar las fastuosas dimensiones del afamado edificio y
así tomar unas buenas instantáneas. Al final, no pudimos acceder al famoso edificio al estar
todas las entradas agotadas para los siguientes 4 días. Nos quedamos con muchas
ganas. Realmente existía la opción de subir en el momento al “módico” precio de
160 euros, los dos. Decidimos dejarlo para mejor ocasión. ¡El precio normal es
de unos 32 euros, los dos!.
De ahí tomamos el metro y luego un taxi hasta el hotel de 7
* Burj Al Arab (2 euros el taxi). El
edificio es muy bonito pero la visita solo nos sirvió contemplarlo en la
entrada, a distancia y hacer las fotos de rigor, nada más.
Posteriormente nos trasladamos al hotel Atlanta que se
encontraba en el extremo más lejano de la Palmeira
Jumeirah
. Dimos una vuelta por los alrededores, admiramos el tamaño y el
peculiar estilo del hotel (para gustos, los colores), tomamos un par de fotos y
de vuelta a la ciudad. Esta vez cogimos el monorraíl que nos salió por unos 7
euros. La verdad es que lo recomendamos. Te ofrece una panorámica global de lo
que es la estructura de las palmeras (es muy interesante leer más acerca de su
construcción), unas vistas lejanas pero muy bonitas del Burj Al Arab y sus
cercanas playas y una buena panorámica del parte del Skyline de Dubai.
De ahí hasta la parada de metro más cercana nos toco andar
un poco pero bueno ya puestos, nos daba igual. Cogimos el metro coincidiendo con
la hora punta (sobre 5-5.30 de la tarde) y el entrar o salir de los vagones se
hacía un poco complicado. Viendo la situación, al llegar a nuestra parada
combinamos de forma equilibrada el clásico “Excuse me” con contundentes empujones.
No había otra manera, la verdad.
Lo peor del día fue la vuelta de Dubai a Abu Dhabi. Al
llegar a la estación de autobuses, vimos las colas en la parada y calculando el
tiempo que nos había llevado venir desde el aeropuerto con la escala, decidimos,
muy a nuestro pesar y por mera precaución,  anular nuestra cita con mi amiga Estefanía.
Menos mal porque fuimos un poco apurados.
Por último nos gustaría resaltar el trato diferenciado que
reciben las mujeres en esta ciudad. Nosotros lo pudimos comprobar en el metro,
donde se reservaba una parte del vagón para ellas o en las colas de los
autobuses, donde se hacía 2 tipos de colas.
Resumen de los costes
(estancia de 1 día, sin dormir)
Total gasto para 2 personas, 1 día: 65,9 euros

bus: 21,6 euros

metro: 13 euros

comidas y bebidas: 12,4 euros

consigna maletas:  12 euros

taxis: 6,9 euros
Total gasto por persona, 1 día: 32,95
euros