El sábado nos levantamos temprano para ir a Mamallapuram. Aunque el trayecto eran tan sólo 100km, el sol estaba apretando mucho estos días. 


La carretera, nada más dejar la ciudad era perfecta: buen asfalto y con sombras y un paisaje agradable. Cuando nos quisimos dar cuenta ya habíamos llegado a nuestro destino,
3 horas y 100km después, descansados como nunca.


Lo primero buscar hostel. Esta vez, como iban a ser 2 días muy relajados y teníamos temas pendientes urgentes buscamos uno con internet…bueno y limpio. A la tercera fue la vencida. Encontramos el Vinodhara guesthouse. Un hostel en el centro de la zona mochilera y cerca del mar, con varios bares cercanos. 6€ la noche. Y wifi que funcionaba, salvo al mediodía cuando apretaba más el calor. Genial 🙂


Comimos en el bar de abajo, regentado por un francés y después de tomar alguna foto en la playa nos metimos en la habitación. El calor era insoportable pese a la brisa. Las primeras sensaciones del pueblo eran buenas: pequeño, con una playa bonita y ambiente mochilero.

Tras descansar, cogimos a Oty y fuimos a visitar la cercana zona de templos excavados en la roca. La visita nos gustó, pese a la cantidad de gente que había. Y los templos pequeños pero sorprendentes. Lo que más nos gustó fue el bajorrelieve de la “Penitencia de Arjuna”, muy bonito. También se puede visitar un faro eregido en la misma montaña, con buenas vistas de la ciudad. Además la zona esta vallada y tiene césped por doquier. Muy agradable. Después nos fuimos a pasear por el barrio mochilero y a realizar alguna compra. Cenamos un poco y a la habitación. Ese día era la final de la copa de Europa de fútbol y trataríamos de seguirla por internet. 



Al día siguiente, temprano por la mañana para que el sol no calentara mucho fuimos a ver el complejo de las “5 Rathas”. La traducción literal de la palabra “Raths” es “carro de combate”. Se trata de 5 templos es cavados en 5 peñascos. La verdad es que debió ser una trabajo de mucho esfuerzo. Es bastante interesante. La entrada nos costó sobre 3€. Para los indios poco más de 0,10€. Con la misma entrada, se puede visitar también el Shore Temple. Como no apretaba mucho el sol, decidimos acudir. El templo es muy bonito y sobre todo el entorno: esta situada en una explanada de césped, junto al mar. Además había un mercadillo cercado y estaba a reventar de gente. Tras un buen rato tomando fotos y refrescando os con la brisa marina, volvimos a la zona de nuestro hostel a comer. Fuimos de nuevo al bar de abajo. Como no teníamos mucha hambre más que comida nos tomamos un aperitivo “español” con cacahuetes, patatas fritas y ¡cerveza!….cerveza que teníamos que servir en el vaso y esconderla debajo de la mesa pues no tenían licencia para servir alcohol. ¡Qué bien nos sentó!. Después descansamos un rato.

Cuando ya bajó el sol, cámara en mano, fuimos a dar una vuelta por la playa. Estaba llena de pescadores arreglando redes y cuidando sus barcas. Estampas muy bonitas con el atardecer: nos hinchamos a hacer fotos.


Con la noche, cenamos pronto y a ver una peli en el ordenador. ¡Qué buen papel nos ha hecho también para pasar ratos de relax!


Total gasto para 2 personas, 2 días: 53,54€
– Alquiler moto: 6,26€
– Hostel: 12,54€
– Comidas: 23€
– Gasolina 3,13€
– Visitas: 6,27€
– Varios: 2,34€


Total gasto por persona, 2 días: 13,38€/persona/día