El sábado era nuestro primer día de contacto con la montaña en India. Confiábamos plenamente en nuestra scooter. Llenamos el depósito y pusimos rumbo a Ooty, a unos 2200 metros de altitud.


Al cabo de unos 40 km empezaron ya las primeras pendientes, aunque bastante tendidas. Entrábamos en el primer parque nacional del día, el Bandipur. Desde el momento que entras esta todo lleno de carteles que te advierten de que esta totalmente prohibido pararte y tomar fotos. Al cabo de apenas 2km nos cruzamos con varios grupos de monos….e incluso con
2 elefantes que estaban al lado de la carretera. Esto prometía. El entorno la verdad es que era digno de ver y sólo yendo así, en moto, lo disfrutamos. Más adelante tuvimos la oportunidad de ver a un grupo bastante grande de ciervos. Increíble. Seguimos rodando y salimos de este parque para entrar casi de inmediato al de Mudumalai, muy similar al anterior y también precioso. Así entre montañas y fantásticos bosques transcurrió nuestra ruta hasta llegar a Ooty. Nuestra scooter se había portado como una campeona y nos llevó sin mayor contratiempo. A partir de ese día la bautizamos con el nombre de “Oty” 😉


Paramos a comer y consultamos la Lonely Planet para ver alojamientos. Nos llamó la atención el YWCA Anandagiri un hotel que consistía en una serie de bungalows muy tranquilos algo apartados del bullicioso centro de Ooty. Con el estómago lleno y alojamiento, decidimos visitar la zona del lago de la Ciudad. No sabría muy bien como definirlo. Es un lago artificial, situado al lado de la ciudad, o sea en un entorno muy bonito, donde han montado una especie de parque de atracciones al estilo indio. Ellos lo llamaban la “Boat House”. Por supuesto entramos. No nos lo podíamos perder. El caso es que podías encontrarte de todo: barcas de pedales, barcas a remo, a motor, una noria para niños, autos de choque, un laberinto de espejos, una casa del terror, disparos de paintball, un circuito de mountain bike (muy bueno y completo, por cierto), tiendas varias y un mini tren que te llevaba hasta el final del lago. Aquí hasta llegamos a montar, jajaja. Nos echamos unas risas.





Tras pasar la tarde, dimos una vuelta por la ciudad en moto, compramos la cena y retirada al hotel. Muy bien. La ciudad en sí no es muy bonita pero el entorno vale la pena.


Al día siguiente, antes de cambiar de ciudad, visitamos el mirador de Doddabetta, situado a más de 2200 metros. La vista no nos pareció nada fuera de lo normal. No vale mucho la pena. De allí, nos dirigimos a nuestro próximo destino, Coimbatore.


Total gasto para 2 personas, 1 día: 38,85€
– Alquiler moto: 6,24€
– Hostel: 12,59€
– Comida: 9,54€
– Gasolina: 5,24€
– Entradas: 5,24€


Total gasto por persona, 1 días: 19,42€/persona/día