Nos levantamos y continuamos la ruta. Hoy tocaba ir de Medewi a Pemuteran

Templo de Rambut Siwi

Nada más salir de Medewi fuimos a visitar el templo de Rambut Siwi. Salvó su estupenda localización al lado del mar, no nos llamó mucho la atención. Normalito.

Parque Nacional de Bali Barat

Seguimos nuestro camino acompañando de las frondosas terrazas de arroz hasta que llegamos al Parque Nacional de Bali Barat, donde la vegetación se hizo mas frondosa.
La verdad es que viajar en moto te permite disfrutar tranquilamente de parajes tan bonitos como este mientras te trasladas de un lado a otro. Nuestro destino, Pemuteran, ya estaba cerca.

Pemuteran

Al cabo de media hora llegábamos. Como siempre paseito para buscar hostel. Este pueblo esta situado al lado del mar y por tanto lleno de resorts, con lo cual es un pelin “más caro”. Al final, tras preguntar aquí y allá, dimos con el Adidiya, situado cerca de todo. Habitación doble con baño dentro y desayuno incluido, 9,3€. Perfecto.
Además el dueño del hotel nos comentó que su hermano trabajaba en una tienda de submarinismo donde organizaban salidas de snorkel a la isla de Pulau Menjangan. Teníamos entendido que esta isla era el mejor sitio de Bali para hacer snorkel y submarinismo, así que nos interesaba. Se notaba por la gran cantidad de tiendas de submarinismo que había. Él mismo nos acompañó a la tienda y al final contratamos la salida. Recogida, equipo, traslados a la isla y monitor, 20€. Habíamos visto precios de lo mismo en la Lonely Planet y eran más caros.
De ahí nos llevó a  un restaurante a comer platos típicos de allí. Probamos el Satay. Verduras, arroz blanco y pinchos de cerdo con salsa de cacahuete. Buenísimo…..y algo picante. Después de la comida nos fuimos a ver la playa. Muy bonita aunque aquí la arena es negra, fruto de la presencia de varios volcanes. Después de camino al hotel nos encontramos con un restaurante que organizaba cursos de cocina local. El sitio nos daba buen rollo y el dueño, un chico joven también. Se les veía muy profesionales y limpios y el precio no estaba mal. 15€. Así le contratamos el curso para el día siguiente a la excursión de snorkel. Con el programa completo nos retiramos a nuestros aposentos.

Snorkel en Pulau Menjangan

Al día siguiente, domingo, nos vinieron a bus car al hostel a las 8. De ahí a la tienda a recoger el material y en furgoneta al embarcadero. Tras unos tres cuartos de hora en barca, llegamos a la isla de Pulau Menlangan.
Fondeamos y primer “tour”. Fuimos todos en grupo con el guía. Sin palabras. Como bien dijo Anna, fue como estar nadando en un enorme acuario: peces y corales de todos las formas y colores nos rodeaban. Así durante una hora.
Paramos para comer en el mismo barco y segunda ronda en otro fondeadero de esta isla tan bonita. Otra hora. Magnífico. Tras este segundo paseo ya nos volvimos. Sobre las 14:00 estábamos en Pemuteran. Comimos y siestecita post snorkel, que son casi las mejores. A mitad de tarde nos despertamos y nos reunimos con Sandra y David que acababan de llegar. Cervecitas, risas y de cena a probar más platos locales. Día completo.

 

 

Curso de cocina en Pemuteran

El lunes tocaba madrugar. A las 7 íbamos con nuestro chef-maestro al mercado local a comprar los ingredientes para preparar los platos de la “cooking class”. El mercado no difería mucho de lo que habíamos visto por el resto de Asia pero este al menos no estaba muy sucio no olía mal pese a tener una sección de carne y pescado, no refrigerada por supuesto. Comprado todo, fuimos al restaurante.
A todo esto, habíamos desayunado como sí se fuera a acabar el mundo.
Empezamos la preparación acompañados de 2 pinches y el dueño del restaurante, que hacia las pertinentes explicaciones en un muy buen inglés. A nosotros nos dejaba participar todo el rato. Tras hora y media muy amena e interesante, teníamos encima de la mesa 2 batidos de bannana, una ensalada templada de verduras con un toque picante, brochetas de pescado y una pasta de pollo hechos en hojas de banana. Estos 2 últimos platos hechos al vapor. Muy sano. La comida, pese a que eran las 10 de la mañana fue superior. ¡Qué bueno estaba todo! Ummmmmm….
Tras la tempranera comida fuimos al hostel a recoger las mochilas. Ahí estaban esperando Sandra y David. Nos íbamos a Munduk. Pemuteran nos dejó un gran recuerdo.