El lunes estábamos de nuevo en ruta, dirección a Kong Lo cave. En la Lonely Planet comentaba que había que coger un autobús primero y luego un Tuk-Tuk unos 14 km. Hoy en día, debido al desarrollo turístico de esta zona, hay autobús directo, lo cual se agradece.

Con cierto miedo en el cuerpo, debido a nuestra última y amarga experiencia del trayecto desde Luang Prabang, salimos un poco asustados. El autobús era más antiguo pero había casi el doble de espacio. Además la carretera fue casi todo el rato bastante recta hasta el desvío de la carretera n 8. Desde ahí subimos por una carretera con bastantes curvas pero valía la pena: en el punto de mayor altura, el autobús paró durante 5 minutos para que la gente, o sea, los extranjeros, tomáramos fotos de las montañas. Paisaje increíble, de verdad. De ahí, ya con una sonrisa en la cara, fuimos descendiendo hasta llegar al pueblo de Ban Khoun Kham. Allí dejamos el cargamento que llevábamos en el techo del bus (algo así como unas 25 bicicletas) y seguimos hacia Kong Lo. 
Inicialmente teníamos que haber llegado a las 3. Con la típica puntualidad de los transportes laosianos, el viaje terminó a las 6. Y ponte, de noche, a buscar hostel. Como no, en el mismo lugar donde paraba el autobús, había casualmente un hostel (se admiten conjeturas) al precio oficial, es decir, 5 euros por persona y noche. Aún así y teniendo la experiencia de otras ocasiones y viendo además lo cutre que eran las habitaciones, decidimos buscar un poco más, aunque poco más había. Después de 2 intentonas fallidas, encontramos a 5 minutos andando, uno por 6€ por habitación y por noche. Lo preguntamos hasta 3 veces para asegurarnos. Y con ‘bathroom inside’, ¡ole!. Cenamos en el mismo lugar, nos alojamos y caímos enseguida dormidos.

Al día siguiente nos levantamos temprano sin querer. Es lo que tiene dormirte a las 9. Nos dimos un homenaje desayunando y de ahí a las cuevas que están como a un kilómetro. Primero se paga la entrada al parque, unos 0,40€ y una vez dentro, llegas al río y pagas la barca y a los barqueros, 12€ en total. Entras andando a la cueva y enseguida te suben a la barca. Se ha de llevar chanclas y frontal potente, aunque los 2 barqueros llevan también el suyo. A partir de ese punto esperan 7,5 kilómetros por un río subterráneo que atraviesa por completo la montaña. Aún habiendo estado en Gunung Mulu (Isla de Borneo), esta cueva nos sorprendió por sus vastas dimensiones. A mitad de camino se hacen unos 300 metros andando por medio de estalactitas y estalagmitas bien iluminadas. Luego de nuevo a la barca y al cabo de un buen rato, salimos de la montaña y paramos en un bosque. Descanso de media hora, con varios puestos de comida y bebida a tu disposición. Desde este lugar se puede ir andando a una aldea cercana (2 km) pero se ha de concertar previamente con el barquero. Tras el descanso se hace el camino inverso a mayor velocidad. Al terminar el paseo nos quedamos a comer (existen varios puestos de comida buena y barata) en las mesas de pic-nic que hay en la entrada de la cueva con vistas al río. Existe también una zona de baño. La verdad es que merece la pena. ¡Hasta dormimos una pequeña siesta al sol!

Luego camino al hostel a descansar de la siesta y sobre las 4, nos fuimos a explorar la aldea. Grata sorpresa. Pudimos ver una auténtica aldea laosiana, perdida de la mano de la explotación turística, con sus casas de madera y bambú. Allí observamos un poco su forma de vida. Y cómo hacen uso del río para muchas tareas. Cuando pasamos había gente bañándose, lavándose, lavando la ropa y como no, niños jugando. Pudimos ver la escuela y hasta el supermercado ambulante. Además la gente iba sonriendo de un lado a otro y nos saludaban afectuosamente. Estampa preciosa. Además existía la posibilidad de alojarte con ellos en su casa al precio oficial pero incluyendo pensión completa. Y vivías su cultura desde dentro. Si hubiéramos tenido más días, lo hubiéramos hecho. Después cena de nochevieja, unas cervezas y a dormir. La primera vez, en edad adulta, que nos pilla el cambio de año, durmiendo :-). Al día siguiente salimos muy temprano hacia Pakse.

Resumen de los costes
Total gasto para 2 personas, 2 días: 62,14€
– Autobús: 21,89€
– Hostel: 10,93€
– Comidas: 19,30€
– Visita cuevas: 10,02€
Total gasto por persona, 2 días: 15,53€/persona/día