Descubriendo los vestigios coloniales (etapa 9, Mirissa – Galle)

Después de pasar 2 días de playa y relax, nos encaminamos dirección a Galle. El trayecto fue corto aunque con mucho tráfico, como toda esta carretera. No obstante las vistas de las playas hacían el recorrido muy agradable.

170142_cf0d8fe35689437c90f241e8bad5bb51.jpg170142_b0e4235b75ea406d88550fb0efe08b41.jpg

170142_f2416fb9cae64a8bbd82b060c7133183.jpg
Aprovechamos, antes de llegar a Galle para conocer la turística localidad deUnawatuna. Tal como nos la imaginábamos, súper turística. Nuestro interés también era conocer la escuela de cocina deSonjas Health, recomendada por la Lonely Planet. La dueña, Karuna, muy amable y risueña, nos informó perfectamente y le comentamos que ya le confirmaríamos. Queríamos visitar otras dos escuelas de cocina en Galle.
Seguimos nuestro camino conTukyy tras unos pocos kilómetros llegamos a la ciudad deGalle. Lo realmente bonito de esta ciudad está murallas adentro y allí nos dirigimos.
170142_079536a4bf1e45cbb682c66ad0f8ef3c.jpg
Como siempre ya teníamos una selección de 3 hostales que no eran especialmente caros, así que los localizamos y empezamos a preguntar. Lleno, lleno y lleno, hicimos pleno, 3 de 3. Entonces nos enteramos que se celebraba esos días un festival y había muchos turistas. ¡Glups!…no nos vinimos abajo pues ya habíamos estado en situaciones similares en muchos países y siempre habíamos encontrado un lugar donde dormir. Así que fuimos preguntando una opción alternativa en los hostales que nos decían lo de “lleno” -llegamos a odiar la palabra- y al final, dimos con un hostal precioso. Preguntamos por la habitación más barata, evidentemente y la verdad es que muy bien: 3.000 LRK (18,3 €) con baño dentro, agua caliente, ventilador y wifi. Además el sitio era realmente precioso. Dejamos bartulos y a rodar.
En esa misma calle estaban los otros dos sitios que ofrecíancooking classes. Preguntamos precios y nos quedamos con el de la señora de Unawatuna que, además, podía ser esa misma tarde. Comimos, descansamos y conTukyallá que nos fuimos.
Había un par de chicas más (Inglaterra y Australia) para el cursos. Karuna nos dió la bienvenida y nos explicó lo que íbamos a cocinar: 5 tipos de curries con su correspondiente arroz. Le pedimos que no fuera extremadamente picante. Ni caso 😉
El curso empezaba con una visita al mercado local de Galle para comprar todos los ingredientes, básicamente las verduras, hierbas y el pollo. La verdad es que resultó muy interesante. Con todo comprado ya nos dirigimos a Unawatuna a cocinar.
170142_fbadc27b95fa486a94e81029acf6d070.jpg

 

170142_73619e758031450faf11288e64172bf4.jpgEl curso fue genial. Como siempre descubrimos nuevos e interesantes platos. Los cinco curries estaban sabrosísimos. Incluso un par picaban “poco” pero aún así, quedamos demasiado saciados. La conversación con Karuna y el resto de gente que acudía al curso también fue muy instructiva. Nosotros acabamos hablando ¡cómo no! de nuestra internacional y afamada paella.
170142_9d8c1069391b44e3bbb6951e16d9f5ca.jpg

170142_7776f941ee1d42b5bb81f5f23aeeb916.jpg170142_9d516f2eb4414bc3b397db0bb9f61c2e.jpg170142_5247e93c10d54c4caa3f0804e5d24110.jpg

Después de este rato tan agradable, volvimos a Galle para disfrutar del ambiente de sus calles y del famoso festival. Debía ser importante porque habían varios ministros.
Esa noche, como suele ser habitual caímos como niños en la cama.
Al día siguiente ya nos dedicamos a recorrer Galle a pie. Seguimos una ruta marcada que recorre las muralla por encima y las principales calles y edificios históricos. La ciudad es muy interesante. La muralla está muy bien conservada y las vistas desde las misma son muy interesantes. Los edificios más antiguos no están en el mismo estado de conservación pero es una ciudad donde se respira un ambiente con mucho encanto.

Tras recorrer a fondo la ciudad volvimos al hostal a cenar y descansar. Al día siguiente continuábamos el viaje…
Resumen de la etapa:
Mirissa – Galle
Tiempo invertido: 1 hora y media.
Kilómetros: 40 km.
Tipo carretera: bastante tráfico pero en buen estado.

De camino vimos varios grupos de pescadores, algunos pescando sobre los típicos postes, otros esperando en la orilla la presencia de turistas para subirse a los postes y que les pagaran por captar una de las imágenes más típicas del país, la de los “pescadores zancudos”.