Traslado a Mui Ne

El sábado 25 de enero dejábamos la isla de Phu Quoc rumbo a Mui Ne. Entremedio nos esperaban casi 24 horas de traslado. No os decimos los kilómetros para que no os echéis las manos a la cabeza.

Primero tocaba ferry de la isla hasta Rach Gia. La travesía no tuvo nada que ver con la de la ida. Esta vez fue muy tranquila y soleada. Una vez en tierra, nos trasladamos a la estación de autobuses para coger un sleeping bus, aunque fuera de día.
Llegamos a las 6:30 de la tarde a Ho Chi Min, donde nos esperaba un representante de la agencia de Phu Quoc donde compramos los billetes, para llevarnos a la otra estación de autobuses donde teníamos que coger el otro dirección a Mui Ne. Una vez nos bajamos del coche, fuimos a preguntar a la chica del mostrador donde estaba nuestro autobús. ¡Sorpresa! Los billetes que había sacado el representante era para el día ¡anterior!….no nos lo podíamos creer. Salí enseguida a la calle y ya se había marchado. Lo llamé al movil y nos dió la dirección de la oficina que estaba bastante cerca. Fuimos a la oficina. No había ninguna agencia de viajes en esa dirección. Llamamos de nuevo y el personaje nos dice que había estado esperando y al no ir nosotros, se había ido a su casa, que estaba cansado y que no pensaba volver…..¿Cómo se te queda la cara?….tras calmarme Anna (aún me hierve la sangre) decidimos comprar unos billetes nuevos y tratar de hablar al día siguiente con la dueña de la agencia en Phu Quoc. Con todo esto, salimos a las 9 rumbo a Mui Ne.
Tras 8 horas de viaje (el doble de las oficiales), llegamos en la madrugada del domingo a la localidad de Mui Ne. Eran las 5 de la mañana pero nos pusimos a buscar hostel. Y ahí estábamos en plena noche dando tumbos. Al final preguntando a los pocos que nos cruzábamos por la calle encontramos un hotel a dos minutos de la calle principal. Negociamos entre bostezos y conseguimos negociar un buen precio: 18€, habitación doble con baño dentro….y nevera y terraza. Además le sacamos gratis esa primera mini noche. Redondo. Y enseguida a plegar la oreja.
Viajar a Mui Ne (Vietnam) - alojamiento

Ambiente Surfero

Nos levantamos pronto. Tan sólo dormimos unas 3 horas pero es que el sleeping bus es el sleeping bus y estábamos bastante frescos ;-). Era domingo. Nos dedicamos a recorrer la localidad, ver las actividades a realizar y a descansar en la playa. Tímidamente preguntamos en algún hostel los precios para comprobar que nuestro precio era bueno. Los hoteles (normales) estaban entre 20-25 USD y los hostels entre 15-20 USD. Bien.
Mui Ne es una localidad joven, con mucho ambiente y una buena playa donde puedes ver cientos de cometas (kitesurfing) navegando. ¡Muy vistoso!. Nosotros pasamos la tarde bronceandonos y luego, tras una ducha, nos fuimos a recorrer el mercado nocturno. Muy animado pero un poco fuera del alcance de nuestro presupuesto mochilero. Sólo vendían pescado y marisco (y cocodrilo en algunos puestos) y se disparaba el precio pero en cualquier caso, interesante. Cenamos en otro lado y para el hotel. Antes de acostarnos llamamos a la dueña de la agencia de viajes respecto al problemilla que habíamos tenido y tras disculparse por la actitud de su representante, nos dijo que cuando llegáramos a Hanoi se lo dejáramos saber pues tenían otra oficia ahí y nos devolverían el coste de los billetes. Esperemos que esta oficina exista, jajajaja.
Viajar a Vietnam. Comida cocodrilo

Rocas y dunas

El lunes por la mañana nos levantamos tarde y tras desayunar muy a gusto y con mucha calma en la terraza de un resort de lujo en primera línea de playa (era lo máximo que nos podíamos permitir), nos fuimos de nuevo a la playa. Tras un rato de baño y sol, nos fuimos a comer a un restaurante indio. Exquisito. Cada vez que vamos a un indio, salimos encantados. Por supuesto lo pedimos todo “no spicy”. La comida fue especialmente sabrosa.
Después nos dirigimos a la agencia de viajes a la que habíamos contratado el único tour que íbamos a hacer, el de las dunas. La excursión se hacía en Jeep y llegamos a ser 6 personas más el conductor. La primera parada fue para ver el “Fairy stream” una especie de cañón en torno a un río con unas formaciones rocosas muy curiosas.
La segunda parada fue para observar desde lo alto de la carretera el pueblo de los pescadores con su numerosa flota pesquera. Muy fotogénico.
La tercera era la estrella de la tarde, las famosas dunas. La verdad que nos sorprendió cuando ya desde lejos vimos la enorme montaña de arena amarilla, al lado de un lago muy bonito. Una vez llegamos nos dejaron a nuestro aire una hora para subir a las dunas, hacernos fotos y poder contemplar el maravilloso escenario. Muy bonito. Tras hacer el ganso un buen rato, nos llevaron a otras dunas que hay cerca de Mui Ne pero de color tierra. Desde ahí contemplamos el atardecer. Y ya para el hostel. La excursión valió la pena, a pesar de lo incómodo del viento y además resultó barata, unos 5€ por persona. De ahí nos fuimos a Mui Ne y al hostel.
El martes nos recogieron a primera hora para ir a nuestra siguiente parada, Da lat.

Total gasto para 2 personas, 3 días: 152€

– Traslado: 80€
– Hostel: 26,49€
– Comidas: 27,86€
– Excursión: 10,3€
– Lavandería: 2,15€
– Tarjeta SIM: 5,2€
Total gasto por persona, 3 días: 25,33€/persona/día