Lo primero con lo que relacionas este país es con las montañas y la naturaleza. La presencia de la impresionante cordillera de los Himalayas hace este país ideal si te gustan los trekkings.
Pero además, la gastronomía, el carácter amable de su gente, el legado cultural y la religiosidad que se respira son otros atractivos para visitarlo.
Nosotros os hemos seleccionado las 5 VISITAS o ACTIVIDADES que no te deberías perder en ningún caso. Como siempre se nos ha hecho especialmente difícil seleccionar solo 5. Esta selección está hecha entre los lugares que hemos visitado nosotros.  Seguro que hay varias más.
1.- BOUDHA
Está situada a 2 kilómetros de Thamel (centro de Kathmandú). Se trata de una pequeña aldea integrada de hecho en la capital, que ha servido de refugio a tibetanos huidos del Tibet después de la ocupación china del Tibet en 1959.
En el centro está la impresionante estupa, la más grande de Asia y símbolo de este país, con los ojos vigilantes de Buda. Visitarla al atardecer, cuando cientos de peregrinos oran dando vueltas a la misma. Espectacular.
Precio entrada: 150 rs. (1,3 €) por persona.
2.– SWAYAMBHUNATH (templo de los monos)
Se trata de un templo situado en lo alto de una colina a unos 2 kilómetros al noroeste del centro de la ciudad de Kathmandú. Desde ella se tiene una buena vista de la ciudad.
El templo tiene en el centro una estupa blanca con los famosos “ojos de Buda” y está llena de iconografía hindú y budista. Está tomado literalmente por monos.
Precio entrada: 200 rs. (1,7 €). Gratis si vas cerca de la hora de cierre. 😉
3.- PATÁN
Realmente Patán está literalmente pegada a Kathmandú. Es como un barrio más. Se llega fácilmente en autobús desde Thamel (centro de Kathmandú). Nada más bajar del mismo está la entrada a la ciudad donde, si eres extranjero, deberás pagar sí o sí la entrada: 200 rs. (1,7 €) por persona. Al menos te facilitan un buen plano.
En la ciudad podrás visitar la Plaza Durbar, un increíble lugar donde contemplar templos y edificios muy antiguos e interesantes. Preciosa. Además si se sigue dando el paseo por el Centro de la ciudad, se podrá conocer interesantes y antiguos edificios y templos de arquitectura Newari. Lonely Planet propone en su guía, un útil recorrido a pié.
4. – TREKKING POON HILL + ANNAPURNA
Precioso recorrido de 4 días a pié que llega a la cima del Poon Hill, desde donde se contempla la cordillera de los Annapurna. Si se tiene suerte y el día amanece claro, las vistas son imborrables. A quien no suba a esta cima, que no se preocupe, ese mismo día, durante el recorrido, tendremos la oportunidad de disfrutar de las mismas vistas sin tanta masificación. Además contemplaremos otros paisajes interesantes como las impresionantes terrazas de cultivo. Ese penúltimo día se suele dormir en Tadapani, donde la imagen del Macchapuchare nos dejará absortos.
No es un trekking fácil, se suben muchos escalones pero sí asumible. Eso sí, odiarás las escaleras durante algún tiempo.
Si uno no se encuentra muy cansado cuando se llega a Tadapani, te puedes desviar hasta el campamento base de los Annapurnas a 4.100 metros de altura. La exigencia es similar con la diferencia de la altura. Tomárselo con calma. Son unos 3 días más.
En cualquier caso, son ambos muy recomendables.
¡Consejos!
Acordarse se sacar todos los permisos pertinentes.Sacar dinero de sobra en Pokhara. A partir de ahí, no  hay cajeros ni se admiten tarjetas. Los hostales son baratos pero la comida, cara, en relación a los precios nepalíes. Por ejemplo, una pizza nos puede costar 6 €. Hay que tener en cuenta que TODO se sube con personas o mulas.Llevar pastillas potabilizadoras de agua. Esta, al ser escasa, es carísima.
5.- POKHARA
Se llega a esta ciudad después de un interminable viaje de autobús de 8 horas para recorrer 150 kilómetros, lo que da idea de cómo es esta carretera (todo el rato bajando y subiendo montañas) y el estado en el que se encuentra (a ratos de arena) además del tráfico que soporta.
La ciudad está dividida en 2: la parte vieja y la parte turística que está situada al lado del lago Phewa Tal y llena de restaurantes y hoteles. Muy al estilo de Thamel. Es la puerta de entrada a los trekkings de los Annapurna.
Es ideal para relajarse unos días y disfrutar de la vista de los Himalayas. Allí se puede disfrutar de su ambiente, de paseos por el citado lago Phewa Tal, el segundo lago más grande del país, de su Pagoda de la Paz Mundial, situada en lo alto de una colina que preside la ciudad o de actividades como el parapente. Es uno de los lugares a nivel mundial más alucinantes en este sentido, con los Annapurna de escenario.
Para más información dirígete a la ficha del país en nuestra web.